sábado, 13 de agosto de 2011

Pala de Ip, Picos de la Tronquera y La Moleta. Un recorrido en solitario por las alturas de Canfranc -12.08.2011


Escarpes y bosque del barranco de Ip

Siempre que es posible me agrada que alguna parte del recorrido discurra por bosque, y que al final salga un circuito en el que subes por un lado y desciendes por otro. Es la forma de “ver más” con similar esfuerzo.  Además, transitar en la frescura de los árboles aporta unas sensaciones únicas tanto por la mañana, cuando inicias la subida con todas las energías intactas, como por la tarde, cuando buscas ansiosamente la sombra.
Con estas premisas, dejo el coche en el mismo pueblo de Canfranc (1.000m) e inicio la marcha a las 8h hacia el próximo puente romano por donde cruzo el río Aragón. Al otro lado tomo, a la derecha, el sendero que me llevará hasta el ibón de Ip por el valle de la Besera, a través de la umbría de Ip. Es tan hermoso, huele a boj y las energías son tantas de momento, que supero un desnivel de 1.000m sin apenas darme cuenta.

La vista del barranco de Ip, a mi izquierda, es espectacular, la salida del bosque, sobre los prados de altura, coincide con el sol en el rostro (el trayecto es Oeste – Este), la alfombra de flores de nieve (Edelweiss) es tupida. Intento no pisarlas. La placidez y belleza del entorno compensan de sobras el esfuerzo.
El edificio que hay al pie del Embalse resulta “horroroso”. Es de obra, blanco y con las ventanas y puertas azules. Cosa más llamativa y chocante con el entorno resulta difícil de imaginar.

Enfoco para otro lado y capto otra imagen bien distinta, los lirios al pie de Collarada sí que son naturales.
Doy la espalda al “despropósito blanco y azul” y me dirijo monte a través, sin senda ni trazas, hacia el collado que hay entre el más oriental de los picos de la Tronquera y el más occidental de los dos que componen la Pala de Ip.
La salida al collado no presenta dificultades técnicas, y sirve para ir haciéndose al tipo de roca por el que deambularé en la jornada de hoy: son laminillas calizas, muy ásperas, y que se colocan en forma de escamas. Hay que habituarse a ellas, porque de entrada dan la sensación de bastante inestables, pero resultan firmes en su conjunto, siempre y cuando se traten “con cariño” a la hora de asirlas.  
Llego a la primera punta de la Pala de Ip, la más alta de las cumbres de hoy (2.783m), observo en derredor y recuerdo que fue mi hermano Manuel quien calificó a la Pala de  Ip como “un lugar desde el que mirar”. Y bien cierto que lo es.

La cresta que la separa de su cima hermana se presenta “escamosa y gris”, pero voy hacia ella, porque quiero ver de cerca el Pico de Escarra . Paso la arista sin problemas y corono la segunda cumbre que compone la Pala de Ip (2.778m).

Pico de Escarra, desde la Pala de Ip

La cresta se presenta larga y atractiva

Tomo una barrita energética y ya estoy listo para recorrer, de Este a Oeste, los 3km de cresta que componen este espinazo, contemplando al Sur el macizo de Collarada, y al N (vertiginosa caída), amplio panorama sobre el Pirineo de altura, con el Midi d’Ossau descollando solitario.

Collarada y abajo el embalse de Ip

Ya me he habituado a la roca escamosa y voy rápido por la cresta, si bien, cuando he de pasar por la vertiente N extremo las precauciones, las laminillas son lo que son. Así voy recorriendo y trepando las 4 puntas que componen los picos de la Tronquera (todas en el entorno de los 2.650m de altura).

Abajo el "diminuto" Campanal de Izas; sobre el pico Royo, el Midi d'Ossau, al fondo el Pirineo

Desde la última, la más occidental, veo abajo el ibón de Samán y tengo enfrente La Moleta, con su coroneta cimera. Desciendo al collado entre ambas, y emprendo los últimos 100m de subida de hoy. Trepo los 15m finales de la corona y me enderezo sobre la plana Moleta (2.576m). Abajo, en el fondo, diviso la estación de ferrocarril de Canfranc.

Desde la Moleta se ve la integral de la cresta, con la Pala de Ip al fondo, como cima más relevante.

Las posibilidades de bajada son varias, pero como yo he de volver a Canfranc pueblo, opto por descender a través del empinado flanco SW, hacia  la visible pista que, 450m más abajo, retorna hacia el embalse de Ip, acompañando a la tubería de desagüe por la cota de 2.100m de altitud. Voy corto de agua, y el calor aprieta, así que en cuanto veo un hilillo de agua rezumando por entre las piedras de esta ladera, me tumbo y sorbo lo más que puedo, procurando no tragar tierra.
Sediento y caluroso recorro la pista cuyo trazado contornea los grandes cortados sobre el barranco de Ip, y la sigo hasta llegar a un punto en el que el escarpe da paso a una ladera muy pendiente. Haciendo buen uso de los bastones, bajo 200m a trocha y con gran cuidado por la nada frecuentada ladera, hasta enlazar con el sendero que, por la derecha del barranco, me llevará hasta Canfranc.
Voy completando el recorrido circular que me había propuesto.

A punto de entrar en el bosque, al fondo, en el centro, la Pala de Alcañiz, a la derecha Collarada.

Entro en el bosque y topo con una fresca fuente. Preparo un litro de agua, tomo la mitad y emprendo los últimos 700m de bajada a zancadas, ahora sí, muy vigorosas. El agua hace maravillas.

Paso por debajo de la vía del “Canfranero”, cruzo el puente romano y llego al coche a las 16h.
Recorrido circular de unos 25km, salvando unos 2.000m de D+, realizado en un total de 8h.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada