lunes, 13 de enero de 2014

Pic de la Gradillère. Esquiando por nieve “sin relieve”.

Queríamos explorar la vertiente Oeste de la cadena que forman los picos de Peyreget – Gradillère y Canal Roya, empezando en el valle d’Anéou, tras pasar el Portalet, cruzando por el coll d’Ou y descender al profundo valle de la Pene Dou Lapassa para remontar posteriormente hasta el Pico de la Canal Roya. Fuimos de exploradores y lo que encontramos fue un mal día. Las nubes de media altura conferían una tonalidad gris al entorno nevado del que tan sólo se distinguían los contrafuertes rocosos.

A pesar de la borrascosa mañana mi hermano Manuel y yo nos calzamos los esquíes tras pasar el Portalet y, animosamente, emprendemos la subida hacia el coll de l’Ou, al pie del Peyreget. La nieve está perfecta y, en el trayecto hasta el collado, adelantamos a bastantes personas con raquetas. Las  nubes continúan siendo la tónica.

A la derecha, el Peyreget. A su izquierda, el coll de l'Ou
Nos vamos aproximando al Peyreget que, de momento, tapa la figura del coloso de la zona.

A la izquierda, el Peyreget.
Finalmente alcanzamos el coll de l’Ou (2.192m), al pie del Peyreget. El Midi d’Ossau se muestra por fin sin obstáculo alguno. Hoy sus paredes aparecen poco acogedoras.

A la derecha del collado aparece el coloso de la zona: el Midi d'Ossau.
El Midi d'Ossau
En el collado el viento sopla fuerte, y lejos de despejar las nubes las va consolidando. La bruma no deja ver el relieve de la nieve. No vemos claro nada, así que tras deliberarlo decidimos que no es el día para descender al valle de la Pene Dou Lapassa y recorrerlo en subida hasta el pico de la Canal Roya.

De manera que optamos por escrutarlo desde arriba, siguiendo la cuerda divisoria de las vertientes Este y Oeste.

Dejamos atrás el Peyreget y bajamos hasta el coll des Arazures (2.122m). Esquiamos con suma atención para absorber los cambios de terreno que nos depara la nieve exenta de contrastes.

Dejamos atrás tanto el Midi como el Peyreget
Ascendemos al pico que hay a continuación, el Arazures (cota 2.213m) para, seguidamente, bajar al siguiente collado, el d’Aneou (2.083m).

Las nubes son más densas y a ratos nieva débilmente. Enfrentamos la última subida del día encarándonos hacia el Pic de la Gradillère por su loma Sur, a cuya cima llegamos sin dificultades. Estamos solos. En el vecino, pero lejano Pico de la Canal Roya, la cima está muy visitada.


Toca ya bajar, y lo hacemos por la cara Este del Gradillère. El manto de nubes ha dejado sin relieve ni contrastes las pendientes nevadas de la montaña. No conocemos el entorno, así que esquiamos con los cinco sentidos, escudriñando el terreno desde cada franja rocosa que encontramos, para dar con el itinerario correcto esperando que no se corte abruptamente más abajo. La pendiente es fuerte pero la nieve está impecable. Las palas son largas y hermosas. Salvados los cortados, y con terreno todo blanco por delante, sólo queda saborear el largo descenso hasta el fondo del valle d’Anéou para, después de una “remada” final, retornar al lugar donde dejamos el coche hace unas horas. 

De izquierda a derecha: el Pic de Gradillère, el de  Arazures (centro) y el de Peyreget.
En suma, una jornada por nieve “sin relieve”, salvando un desnivel de 800m de D+, que nos abre el horizonte para futuras salidas con mejor tiempo.

              Vídeo de la salida en "Corre y Disfruta"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada