domingo, 13 de noviembre de 2016

El Hayedo del Moncayo en otoño.


Moncayo de Aragón o Pico de San Miguel
Al Oeste de Zaragoza el Moncayo, con 2.316m de altitud, es el techo de la Cordillera Ibérica y una montaña  atractiva, llena de contrastes y bellos rincones, elevándose sobre las tierras más bajas que la rodean.

Eduardo y yo desatendemos hoy la llamada de la cima y nos centramos en recorrer los hayedos aragoneses y sorianos que cubren la falda de la Sierra orientada al Norte.

Cara Norte de la Sierra del Moncayo
Un recorrido circular y a media altura, en forma de “ocho”, de 16km de longitud, salvando un desnivel total en ascenso de 500m de D+ que se resume de la siguiente manera:

Inicio en la Fuente del Sacristán (1.252m), caminando hacia el Oeste hasta – el Barranco de Agramonte (1.425m) – Sin cruzarlo, sendero descendente NE, por Aragón, hasta los 1.300m – pasando a Castilla de una zancada y continuando hacia el Oeste, a 1.250m, por los Acebos y Peña Rajada,  hasta confluir con la pista que viene de Aldehuela de Ágreda, a 1.200m – Retorno hacia el Este, pasando por la fuente y el albergue de las Canalejas – Vadeo del arroyo de Castilla a 1.250m – (Volvemos a estar en Aragón) ascensión bosque a través hacia el SO para salir a una pista a 1.350m – Seguirla hasta los 1.450m en dirección hacia el Prado de Sta. Lucía – Recorrer un kilómetro por la polvorienta pista de acceso a la Ermita, al principio, y dejarla al poco para continuar en franca bajada por sendero cruzando la pista varias veces hasta retornar a la Fuente del Sacristán.

De esta forma transitaremos por dos porciones del hayedo correspondientes a cada una de las regiones aragonesa y castellana, perfectamente delimitadas por el barranco de Agramonte, que se forma en el collado de Castilla, separando los picos Moncayo de Castilla o Peña Negrilla (2.116m), y Moncayo de Aragón o pico de San Miguel (2.316m).

Es el otoño una estación ideal para recorrer un hayedo dejándose deslumbrar por el ocre de las hojas, las que alfombran el suelo y las que todavía están por caer; tibiamente caldeados por los rayos del sol filtrándose a través de la vegetación y de las altas copas de los árboles.

En lugares así se empieza caminando vigorosamente y al poco, sin darse cuenta, se encuentra uno andando sin hacer apenas ruido, sin apurar la marcha, deslizándose sobre la alfombra roja que todo lo cubre, deteniéndose casi a cada paso, sorprendido y maravillado, sintiendo que uno se quedaría un largo rato vagando la vista de lado a lado, posponiendo el momento de llegar al final. Pero seguimos adelante porque nuestro camino continúa.
Refugio junto a la Fuente del Sacristán
Comenzamos a caminar adentrándonos en el hayedo

Descenso paralelo al barranco de Agramonte


Ya en Castilla, transitando por la zona de los Acebos y Peña Rajada


Rincones que uno se resiste a abandonar


Limpias aguas del arroyo de Agramonte

Hayas desplomadas en medio de un bosque primigenio
El "bosque a través" permite visitar "lo infrecuente"



Regresando al punto de partida, la Fuente del Sacristán

Detalles otoñales
 
 

 
 
 
Agua que sustenta, refleja y permite ver el fondo a su través
 

8 comentarios:

  1. Envolvente ruta para los amantes del otoño en todo su esplendor. Si habéis tenido la suerte de tener unos recorridos sin mucha gente, seguro que la soledad de este paraje habrá resultado un auténtico bálsamo para reponer fuerza moral para la semana.
    Has recogido unos detalles alucinantes en tu abreviada historia de la naturaleza del Moncayo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte tuvimos, tanto porque encontramos poca gente, como porque la poca que encontramos resultó en un grato encuentro. Y esto fue por lo que era pista, claro, ya que a propósito nos internamos por balsámicos y encantadores vericuetos que en silencio recorrimos.
      La recarga de fuerza dura escasamente la semana entera, Javier, pero la memoria se aferra a paisajes y lugares como estos exprimiendo hasta la última gota de su energía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Carmar¡

    Bonitas fotos, estaba espectacular el otoño en el Moncayo.

    ¡Salud!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lugares en los que uno se quedaría un largo rato vagando la vista de lado a lado, posponiendo el momento de llegar al final. Pero seguimos adelante porque nuestro camino continúa.
      Salud y Montaña, Fer

      Eliminar
  3. Hola Carmar.

    Un circuito por caminos y pistas habituales, alejándonos de la atrayente cima del Moncayo, en el que pudimos disfrutar del otoño en su máximo esplendor, con la suerte, de no encontrarnos a mucha gente, y con nuestros raticos intrincandonos, por medio del hayedo, en completa soledad.

    Salud y Montaña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabemos, Eduardo, que el otoño, cuando llega, hay que aprovecharlo, que dura más bien poco y después, cuando se va, se siente. Creo que hemos sabido saborearlo tanto éste como el pasado año.
      Hemos de seguir, pero ahora toca encarar el invierno que ya está próximo.
      Salud y Montaña, compañero!

      Eliminar
  4. Os habéis comido el hayedo a bocados, jajaja. Los jabalíes estarían acojonaos. Remontar el arroyo Agramonte hasta la curva de la Pista de los Bueyes es como ir a otro planeta. Es como añadir a vuestro "ocho acostado" un palote vertical trufado de duendes. El otro hayedo más salvaje está en Morca, menos húmedo, pero con más pistas btt. Esta semana hice Fuente de los Frailes-Las Minas ida y vuelta, un palizón andando. Tengo ya abierta la ruta Pomer-Purujosa, compatible con triangular por Borobia(un poco larga...). Hasta la vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como duendes anduvimos por ese enclave de recogimiento y sosiego hasta salir a la Pista de los Bueyes, que no queríamos ni disturbar ni perdernos un ápice de la paz y el encanto que del entorno emanan.
      En cuanto a la ruta que has abierto, danos los más detalles que puedas, que desde Morana tenemos los tres ruta pendiente, y de eso hace ya un largo tiempo.
      Salud y Montaña, querido "cuervo".

      Eliminar