sábado, 17 de agosto de 2013

Pico Bisaurín, desde Gabardito

El Bisaurín y el barranco de Agüerri, desde Gabardito.
El pico Bisaurín constituye, con sus 2.670m de altura, el primer gran coloso occidental del pre-Pirineo. Cima con hermosos y amplios panoramas, complicada en invierno, cuando la nieve y el hielo la cubren, y sencilla con buen tiempo, resulta un objetivo ideal para ajustar los parámetros a las coordenadas del Pirineo: tramos de bosque con olor a boj, suaves y ondulantes laderas de pastos donde, sin apenas percatarse, se va ganando altura compartiendo el entorno con vacas y caballos.

Punta La Cuta
A la izq. el Atxar de Forca; en primer plano el Refugio de Dios Te Salve
El Bisaurín siempre presente en lontananza, metamorfoseando su silueta a medida que la perspectiva cambia.

Llegada al collado del Foratón (2.020m), divisoria de valles, a un lado el de Agüerri / Gabardito, al otro, el de Lizara, enfrente, y hacia arriba, 650m de desnivel en forma de amplia y empinada pala que no da respiro alguno hasta la misma cima. Comienza herbosa y suave, enseguida pierde la suavidad y la trocha se empina de veras, sube y sube; a la derecha el macizo de Bernera se extiende hasta topar con la cima de Collarada, por delante, más cuesta.

Macizo de Bernera. Al fondo Collarada
La procesión de excursionistas que invariablemente se ha reunido en el collado va distribuyéndose en pequeños grupos o elementos aislados; cada cual adapta su marcha a la larga subida.

La hierba da paso a una pedrera calcárea surcada por estrecha senda; algunas rocas pulidas obligan a ir atentos. No tiene más dificultad que la pronunciada pendiente, y los cientos de metros ya ascendidos se dejan sentir. Aquí se complica en invierno, pero estamos en verano y esto es otra cosa.

Poco antes de llegar a la cima, y a mano izquierda, ya se ven los cortados de la cara Norte, extendiéndose hasta el Agüerri, con el barranco del mismo nombre, así como los praderíos recorridos por la mañana, camino del collado del Foratón. La amplia cima está ya unos pocos metros más arriba.

La cumbre del Bisaurín es amplia y alargada. La vista se dirige hacia la imagen multicolor del Castillo de Acher, combinación de gris, rojo y verde. Por detrás de él, los montes fronterizos con Francia.

El Castillo de Acher, en primer plano
Más a la derecha los tresmiles del Pirineo se alinean uno tras otro.


Pero toca bajar, cada uno por donde quiera. En verano se puede elegir, en invierno, no tanto.

El retorno al bosque, ya cerca de Gabardito, nos permite deambular bajo la confortable sombra, observar sin ser percibidos,

Impregnarnos de color,


Y acabar marchando cómodamente, sin prisa por dejar estos lugares tan apacibles y acogedores, alcanzando de nuevo el coche tras haber recorrido unos 14km, habiendo realizado un desnivel total acumulado de unos 1.300m de D+.
El Atxar de Forca, desde las proximidades del refugio de Gabardito

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada