miércoles, 14 de enero de 2015

Esquí de travesía tras el Portalet: Cirque d’Anéou y Rau de Rébec / Gave de Bious.

Cirque d'Anéou
Cuando la nieve no abunda, o si tan sólo se busca un deslizar por parajes apartados y tranquilos, con desniveles en el entorno de los 500m, este sitio, que se encuentra en la falda Sur del Midi d’Ossau, es ideal.

Del Midi d’Ossau (2.884m), coloso de la zona, se desprende una línea montañosa orientada de Norte a Sur: Peyreguet (2.487m), La Gradillère (2.271m) y Pico de la Canal Roya (2.345m). A la derecha de la cadena (Este) el Cirque d’Anéou, lugar muy concurrido por los que ascienden a cualquiera de las cimas anteriores; en el otro lado, a la izquierda (Oeste) la Ray de Rébec, zona en la que encuentras silencio y largos valles en los que el límite de “hasta dónde descender” lo pone uno mismo.

Tiempo hacía que mi hermano Manuel y yo queríamos explorar estos parajes, así que acompañados por Boira (cachorro que camina bien y se despista de vez en cuando), iniciamos la marcha tras pasar el Portalet, dejando el coche en la carretera, junto a la cabaña de l’Araille.

Comenzamos recorriendo de Este a Oeste el bello Cirque d’Aneou en pos del primer objetivo del día, el Pico de la Canal Roya.

Transitando por la sombra y con la luna en el horizonte, bordeamos el Pico de la Glére.

Pic de la Glére
La pendiente se mantiene suave, y finalmente, tras contornear completamente la Glére, tenemos enfrente el Pico de la Canal Roya.

El pico de la Canal Roya recibiendo los rayos del sol
Entre bellos paisajes vamos superando las suaves pendientes que nos conducen a la cima sin complicación técnica alguna.


Hacia la izquierda el gran Balaitous (3.144m) hace acto de presencia.

Llegando a la cima del pico de la Canal Roya. A la izq., el pico Balaitous
Tan sólo encontramos a una persona en la cumbre. Otras van aproximándose desde el collado.

Sin más demora nos acercamos a la vecina punta del Pico de Mala Cara; apenas unos metros en los que la dureza de la nieve nos obliga a calzar los crampones. Una mirada en derredor y, de nuevo sobre los esquíes, iniciamos la exploración del valle de Rau de Rébec que tenemos por delante.

Cima del Pico Mala Cara
Con el Midi d’Osseau al fondo vamos esquiando a la sombra de la cadena que separa este barranco del d’Aneou. Soledad, calma y amortiguado rumor de los esquíes sobre la nieve virgen, mientras vamos dejando de lado los varios collados por los que podríamos remontar hacia el circo vecino en caso de encontrar algún obstáculo. Ganamos confianza y continuamos bajando.

De izq. a dcha., Midi d'Ossau, Peyreguet y, sin nieve, la Gradillère
Atrás va quedando el Mala Cara, recibiendo los rayos del sol
Continuamos moviéndonos en la sombra
El soleado collado de la Gradillère resulta atractivo por lo que enfilamos hacia él. Para otro momento, con más tiempo por delante, dejamos pendiente el llegar más abajo y remontar después por el hoy todavía lejano col de l’Ou, al pie del Peyreguet.

Col de Gradillère
Salimos de la sombra y entramos en la luminosidad del Cirque d’Aneou. El pico de la Gradillère está sin nieve, así que dejamos los esquíes en el collado, y subimos por el empinado y herboso repecho hasta la cima. Cumbre con fuertes pendientes a cada lado y buena atalaya del entorno vecino. 

Desde cima del Gradillère: al fondo izq. el P. Canal Roya, a su dcha. el P. Mala Cara. En el centro, al fondo, el Aspe.
Desde cima del Gradillère: a la izq. el Pallas, en el centro, el Balaitous
Hemos culminado tres cimas y dimensionado un paraje nuevo, escenario de futuros recorridos. Es momento de retornar.

Al otro lado de la línea se encuentra el silencio.

Al otro lado hay otra realidad.

Juntos, al caer de la tarde, y mientras las sombras nos rondan, ansiamos terminar, regresar y descansar.


Recorrido de unos 15km de longitud, salvando un desnivel total de unos 1.000m de D+, realizado en Francia, “allí donde siempre hay más nieve, los valles son más largos y los bosques más frondosos”.

8 comentarios:

  1. Si la expresión era ja para la luna es porque más allá de Jaca se encontraban los que la realizaban. Era la clave :))´
    La próxima vez hay que hablar sobre ella ya que nieve habéis tenido mucha y siempre hay más del lado norte. Qué acaparadores.
    Salud, amigo Car.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ja" fue la expresión encriptada y con ella bastó para que fuese su autor de inmediato reconocido; que el resto del escrito delataba. Nieve, aún sin haber en exceso, fue suficiente para matar el gusanillo, y para encontrar remansos de paz allende la frontera, donde pocos osan.
      Estuvimos, vivimos y pudimos retornar, que no es poco. Queda ahora repasar y recolocar los recuerdos al tiempo que otros lugares nos acogen. Salud y Montaña, amigo mío.

      Eliminar
    2. Pues entonces jaquemate
      :))´

      Eliminar
    3. Me refiero a mí... :)))´(jaquemematen)

      Recibidas tus noticias y ya sabes cuánto me alegro hasta donde corresponde pues ya siendo más llevadero lo que como muy bien dices habéis puesto adecuadamente y ahora todo marcha mejor. Es ley de vida, dicen algunos; otros que tradición; pensamos los dos que es más que todo eso, es afectiva correspondencia pues sino el esfuerzo no se podría comprender de otra forma. Y en ésa andamos que aunque algunos somos y estamos al margen de supersticiones entepáticas sabemos que algunas cosas sólo se hacen sin esperar nada a cambio, salvo la sonrisa de quien sabes la recibes. De a quien acompañas cada día.

      Fueron dadas para quien enviaste las nuevas buenas del año; sean pues recíprocas, dijeron.

      Salud, Libertad y Monte, y ya hablamos con calma mientras subimos Valentina

      Eliminar
    4. Mientras subimos creo yo que más bien poco podremos hablar. Otra cosa será al pie o tras haber llegado, que en ambos sitios habrá charla para rato.
      Hasta pronto y cuidémonos. Salud y Montaña, dilecto.

      Eliminar
    5. Y fotos o tomas, pues si tomas por sed o hambre es que se subió, además de ser del rato la hora...de amena, o también vodafónica, charla

      Eliminar
  2. El entorno del Midi ofrece un bonito escenario para disfrutar de la montaña ya sea a pie o con las tablas. Un viaje que nos lleva como un bumerán de un lado de la línea a un lugar al otro lado unidos por las experiencias vividas. Salud & Montaña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Midi resulta familiar. Es una montaña que está en todas partes; desde casi cualquier sitio se le ve, y tanto ella misma como su entorno son bellos. Siempre está ahí, recordándonos otras veces, otras excursiones, experiencias pasadas, ofreciendo nuevas alternativas. Salud y Montaña, amigo.

      Eliminar