jueves, 6 de agosto de 2015

Punta de las Olas (3.020m), Soum de Ramond (3.252m) y Pico Baudrimont SE (3.024m). Por la Ordesa más escondida.

La Peña Montañesa desde Ciarracil bajo las primeras luces del día
Acceder al Soum de Ramond pasando previamente por la Punta de las Olas supone adentrarse en la zona recóndita de Ordesa. Aparte de los que siguen el GR11 en su “Ruta de los Perdidos” pocos más son los que se deciden a transitar por estas zonas tan apartadas de los itinerarios convencionales.

Son las 7 de la mañana cuando tomamos el autobús que sale de Nerín (1.281m) y que sube hasta Ciarracils (2.180m).

Alba, Manuel y yo, acompañados por la inquieta Boira, iniciamos la marcha a lo largo de los Miradores. Recorrido a la sombra que circunvala en altura el valle de Ordesa (manteniendo los 2.200m de altitud), alcanzando el Cuello Gordo, primero, para después, discurriendo al pie de la sierra de la Custodia, llegar al Collado Superior de Arrablo o de Góriz.

Durante este tramo, con el sol “colándose” por el collado de Góriz, ya son visibles “Las Tres Sorores” junto con la Punta de las Olas.

A medida que va calentándose el aire se van formando nubes de niebla que van y vienen a su antojo. No obstante el cielo se mantiene más bien limpio.


A la izq. el Cilindro, en el centro el Perdido y a su derecha el Soum de Ramond
En un momento determinado se da vista a la Torre de Góriz o Morrón de Arrablo que se eleva sobre el collado del mismo nombre.

La Torre de Góriz, tras ella, la Punta de las Olas
A partir de ahora tomamos las marcas del GR11. La traza se acerca a la base de la mole del Soum de Ramond. Entramos en un terreno pedregoso y duro, de paredones poderosos y verticales que el sendero sortea pegado a la muralla Sur que conforman los picos del Soum y de las Olas. 

Alcanzados los 2.650 metros de altitud, la senda se torna horizontal y las vistas sobre Añisclo son magníficas. La niebla sigue formándose y ascendiendo a rachas.

El Cañón de Añisclo
En este punto abandonamos el GR11 y, pedrera arriba, nos dirigimos a una pequeña chimenea que corta el paredón bajo el que nos desplazamos y por la que, sin grandes dificultades, accederemos a la parte superior de la misma.

Una vez arriba entramos en zona de glera con mojones marcando la traza que, sin problema alguno, nos permite coronar el primer tresmil de la jornada, la Punta de las Olas (3.020m).

Desde la cima, entre oleada y oleada de vapores neblinosos cada vez menos frecuentes y pasando a más altura, entendemos que la mayor parte de la humedad ya ha terminado de subir, por lo que decidimos seguir hacia el Soum de Ramond aprovechando la circunstancia.

Ordesa desde la Punta de las Olas
El Soum de Ramond desde la Punta de las Olas
Dejamos temporalmente atrás la Punta de las Olas y descendemos hacia el rellano pedregoso que hay entre la Norte del Soum y el Pico Baudrimont SE.

Una vez entre ambos, pasamos de largo la vertical del Soum y accedemos sin problema a su arista Oeste por una empinada pedrera que obliga a resoplar.

La cresta hasta la cima no tiene dificultad técnica alguna. No obstante las fuertes ráfagas de viento, junto con lo aéreo de la misma, hacen que avancemos con precaución.

Estamos solos en la cumbre del Soum de Ramond o Pico de Añisclo contemplando el vecino Monte Perdido. El día se mantiene suficientemente claro, ahora que, al echar la vista hacia el Norte, observamos que las vaporadas de niebla suben con fuerza desde la zona de Pineta ¡Si queremos acceder al Baudrimont hemos de darnos prisa!

El Monte Perdido, desde la cima del Soum de Ramond
Desde la cima del Soum observamos cómo suben las nubes desde Pineta
Dejamos atrás la cima y descendemos la pedrera mucho más alegremente de lo que la habíamos subido. Sin detenernos apenas seguimos hacia el tercer tresmil de la jornada.

Dejamos atrás la cumbre del Soum y nos vamos hacia el Baudrimont
El Pico de Baudrimont es menos fiero de lo que aparenta
Una pequeña trepada con buena adherencia y aquí estamos los cuatro en la cima del Baudrimont SE, a 3.024m de altura.

Desde la cima del Baudrimont SE observamos con cierta preocupación cómo accede la niebla
Las nubes amenazan cada vez con más insistencia así que bajamos rápidamente, y de vuelta hacia el paso obligado por la Punta de las Olas. No quisiéramos que la niebla se cerrara y nos pillara en este terreno.

Descendiendo del Baudrimont
De vuelta hacia la Punta de las Olas
Dejamos atrás la Punta, y observamos con alivio que la nubosidad queda en lo alto. Con más serenidad ya porque nos vemos bien encaminados, es momento de ir contemplando los espectáculos naturales que nos rodean mientras vamos desandando el camino que seguimos en la subida.

Cañón de Añisclo
Pico de las Escaleras, cual caracol satisfecho por la humedad
La Torre de Góriz
El valle de Ordesa desde los Miradores
¡Ah!, como llegamos a las 17:30h al punto de encuentro con el autobús, y éste no se presentará hasta las 20h, según el inflexible horario del mismo, decidimos seguir haciendo camino y descender los 1.000m de desnivel y 16km de pista sin esperar a nada ni a nadie.

Total que nos salió un recorrido de 44km, con un desnivel en ascenso de 1.835m de D+ y un desnivel total acumulado de 2.835m, habiendo deambulado por una zona que no conocíamos y a la que volveremos porque, con día bueno y sereno, da para bastantes cosas más.


Mientras emprendemos el viaje de vuelta a Zaragoza atrás queda la Peña Montañesa tiñéndose con los rojizos tonos del atardecer.


15 comentarios:

  1. Una señora excursión, culminada con una guinda final que satisface aún más esa "cervecilla nerinera". Recuerdos y más recuerdos! Salud y montaña brother!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excursión de las de recordar, plena de recuerdos. Un hurra al botellín de Nerín. Salud y Montaña, brother.

      Eliminar
  2. Con la niebla estos parajes ganan un punto de aventura y belleza, dices que la zona da más cosas y es que alguna cima se quedó sin visitar ? Buena excursión en muy buena compañía!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faltaron el Baudrimont NW (3.045m) y la Espalda de Esparrets (3.077m) para completar los 5, sin contar con el Perdido, que también podría entrar en el lote si uno va sobrado, que no era el caso ;))). Así que sí, que aún habrá que volver. La compañía inmejorable. Salud y Montaña, amigo.

      Eliminar
  3. Con ese calentamiento que estás haciendo veo que no voy a poder seguirte ni siquiera en la primera cuesta arriba que encontremos más tarde.... me lo pones difícil, eh?
    Muy bonita excursión, y muy buenas las fotos de los pies, aunque uno sea sin zapatilla.
    Que sigas disfrutando, nos vemos por allí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cuestas arriba en el Pirineo más que de calentamiento son de calentones. Todo es cuestión de ritmo, así que a seguir la preparación que después, toda resulta insuficiente ;))))
      Nos vemos en breve y ojalá que con buen tiempo. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Con una cima como esa hay que limitar las paradicas que, uno se queda tieso con la brisa de altura. El mejor equipado el perro que no ha olvidado el abrigo de alta montaña.
    Que vistas tan alucinantes y que curioso el enorme pliegue de Monte Perdido.
    Bonita travesía.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El perro va equipado que no veas, y además sube sin mochila. Pero es muy cariñoso. Cuando alguno se distancia un poco va y viene en su afán de mantener "el rebaño" unido. La cara Norte de estas montañas es majestuosa. Abrazos Javier.

      Eliminar
  5. Qué buena ruta y qué recuerdos me trae. Yo planteé la misma actividad hace muchos años pero en solitario y vivaqueando en Cuello Gordo, por la noche una tormenta de viento me destrozó la tienda mientras dormía dentro. Al día siguiente, pese a los contratiempos, continué con los planes y cayeron la Punta de las Olas, el Soum de Ramond, los 2 Baudrimonts y la Espalda de Esparrets, aún me tocó pretar el culo en el último pico ya que sólo llevaba un piolet y la pared de nieve que defendía su cima era muy empinada. Evidentemente, no me crucé con nadie ese día.
    Muy buena actividad.
    Salud(os)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La actividad en solitario es más exigente y mucho hace el estado de ánimo de quien la lleva a cabo. Como te salga el día con ánimo algo decaído, ¡Vaya cómo se nota!
      En tu caso ánimo hubo en todo momento, aunque imagino que una buena compañía hubiera ayudado en la Espalda.Lo tuyo tuvo mucho mérito.
      Un fuerte abrazo y mucha salud y montaña, amigo Rubén.

      Eliminar
  6. Hola Carmar.

    Una ruta de las que no se olvida nunca y perduran en el tiempo, ya si le sumas el Baudrimont NW, la Espalda de Esparrets, y Perdido ni te cuento.

    Una lastima que la niebla no os dejará disfrutar de las vistas, durante todo el recorrido, pero también permite dar una imagen diferente. Nosotros subimos el domingo al Taillón y nos paso parecido, a ratos se cerraba y no veíamos nada, y al segundo se despejaba.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La niebla a ratos, embellece, ahora, como se quede y te envuelva, te amarga el día. Afortunadamente ésta iba y venía, pero fue suficiente como para no permitir acercarse al Baudrimont NW, que tb teníamos "in mente". En cuanto a los otros dos me temo que el piolet hubiera hecho falta y no lo teníamos, a más de ir con zapatillas de trail running, que para las palas de nieve no son el calcero más indicado.
      Al Taillón he de acercar, que ya hace bastantes años que lo subí y ya toca. Al menos el tiempo os permitió completar la actividad, que no es poco.
      Un abrazo y salud y montaña, amigo Eduardo.

      Eliminar
  7. El Perdido, sus cumbres aledañas, y sus cañones forman un espacio especial, bien elegido para devolver al equipo a su verdadero ser. Terreno duro, a veces áspero, pero en definitiva es la esencia buscar recorridos variados donde los meteoros entran también en juego, y es preciso anticipar su evolución. Salud y Montaña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recorridos inusuales por lugares poco frecuentados, y si es en buena compañía, aún mejor. Todo con conocimiento, claro, que a la menor se presenta lo imprevisto y la naturaleza es dura. Esta vez hasta los meteoros pusieron su punto de belleza. Salud y Montaña. Un abrazo, Manuel.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar