domingo, 14 de septiembre de 2014

Alquezar: Colegiata y pasarelas del Vero.

Villa medieval enclavada en la Sierra de Guara del Somontano aragonés. Zona de barrancos y conglomerados sobre cuyos escarpes se yergue Santa María la Mayor, colegiata-castillo con orígenes de fortaleza, construida en el siglo IX por Jalafibn Rasid para frenar a los reinos cristianos del norte y a cuyos pies el río Vero discurre encajonado en su angostura fluyendo hacia el Cinca.

Hace calor en el pueblo mientras deambulamos por sus estrechas calles. Cuesta arriba y cuesta abajo, callejones y pasadizos nos llevan hasta una plaza flanqueada por dos panaderías y un pasadizo abovedado, de la que parte una larga escalinata cuyos escalones de piedra se dirigen resueltamente hacia el fondo del barranco.

Dejamos atrás a los grupos de paseantes y curiosos que callejean por el pueblo y nos lanzamos escaleras abajo, a un ritmo controlado, eso sí, porque los escalones conviene bajarlos de uno en uno y con cuidado. A la mitad de la bajada los peldaños en la roca son sustituidos por rampas y escalones de madera. Ciento cincuenta metros de descenso hasta alcanzar la base del conglomerado. Todo es verde y húmedo, muy húmedo, aquí abajo. El río aún no se ve pero su proximidad se siente. 

Las escaleras se internan en el barranco
Las higueras medran por doquier, enraizadas sólida y variadamente, extendiendo sus lustrosas hojas.


Al poco se alcanza una zona donde el cañón hace un recodo. Hemos llegado junto al río. Nos dirigimos momentáneamente cauce arriba hasta alcanzar la cueva de Picamartillos bajo la cual fluyen mansamente las aguas del Vero.

Cueva de Picamartillos
Enfrente, en la otra orilla, se observan las numerosas oquedades del farallón, algunas de ellas antiguos alojamientos cavernícolas de los tiempos de nuestros antepasados.

Para encarar la siguiente etapa del recorrido, y acceder a “las pasarelas”, hemos de retornar unos metros, hasta un pequeño puentecillo, bajo el cual las bayas de aro se alzan luminosas, 

Arum maculatum
y cruzarlo para ya entrar en la parte “colgada” del barranco, cuyos tramos metálicos, ajenos a las avenidas del agua, se extienden por encima del cauce, anclados y pegados al farallón; tan pegados que cruzarse con alguien en sentido contrario obliga a ceder el paso, so pena de darse un buen coscorrón contra la pared rocosa o de salirse exageradamente por fuera de las sirgas que constituyen los pasamanos.

Seguidamente se llega a una presa, también contorneada por pasarela metálica, tras la cual el camino brinda dos opciones para retornar a Alquezar:


O bien seguimos un empinado sendero que se lanza hacia arriba de la pared, ganando rápidamente altura, 

Sendero abrupto que sube derecho hacia Alquezar. Abajo, el Vero
o continuamos unos cuantos metros más junto al río, por el fondo del barranco, hasta enlazar con un sendero que, paulatina y suavemente, diverge del cauce y se enfila hacia la población bordeando la atalaya rocosa sobre la que se levanta la colegiata.

Sendero más suave que bordea la colegiata.
Colegiata, desde el sendero que la bordea
Una gran balsa de agua medio cubierta de verdín y flanqueada por higueras y juncos llama la atención en medio del olivar. La humedad del fondo de la angostura da paso a la sequedad de las partes exteriores. El calor aprieta sobremanera.



En suma, poco más de 2km de recorrido para rodear la mole de conglomerado que sustenta la colegiata, caminando sobre las pasarelas del río Vero, en un entorno característico de los barrancos que surcan la Sierra de Guara: piedra, sol, altos paredones y agua serpenteante. Atrás queda una ciudad que nació musulmana, pasando luego a ser cristiana a comienzos del siglo XI.


6 comentarios:

  1. Que bonito Carlos, gracias por el reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste, Luís. Resulta un paseo la mar de agradable, si estás por la zona. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola tocayo!!! Bonito paseo para una mañana de verano sí señor. Una pregunta: Esa balsa de agua ¿puede pertenecer al sistema de depuración de aguas de Alquézar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo certeza de para qué es la balsa; oler mal, no olía; mosquitos, tampoco más de lo normal; el agua no tenía el aspecto residual, y tampoco había ninguna instalación adicional de las habituales en las balsas de tratamiento de aguas, por lo que me decanto más hacia la posibilidad de que sea una balsa para el riego. Salud y montaña, tocayo.

      Eliminar
  3. Vaya sorpresa leer que has estado tan cerca de nuestro querido y cercano Alquézar al que tantas y tantas veces vamos por la versatilidad que nos da además de agradarnos siempre la vista con su gran belleza.
    Esta ruta es la típica de la zona y una de las más bonitas. Si te vuelves a acercar por la zona te podemos acompañar por la Guara profunda, menos transitada pero igualmente preciosa.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Visita no prevista la que hicimos, aprovechando un día de asueto en Sabiñánigo, y que decidimos emplear abriendo nuestros sentidos a: de Alquezar, su colegiata y el tramo del Vero, de Radiquero, sus quesos, y de Colungo, el anís. Tras ello, algo de reposo antes de emprender carretera arriba de vuelta al Serrablo.
    Gracias por el ofrecimiento que gustosamente acepto desde ya mismo, pues será un placer deambular con vosotros por esa Guara de vuestras entrañas. Mejor compañía, difícil. Os avisaré con tiempo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar