martes, 8 de julio de 2014

Puerto del Reventón y Pico de Peñalara desde Rascafría. Por antiguas sendas.

Risco de los Pájaros desde el robledal de los Horcajuelos
Un mes de julio que más se asemeja a los comienzos del otoño, en lo que a la meteorología respecta; en el que llueve y no acaba de hace calor y donde encontrar un día bueno es casi una lotería.

Luís, Paolo, Manuel y yo dejamos uno de los vehículos en el aparcamiento de Cotos (será nuestro punto de llegada) y bajamos con otro hasta Rascafría, para iniciar la marcha confiando en que las amenazadoras nubes que cubren la sierra nos concedan la ventana de tiempo suficiente como para que no nos llueva antes de alcanzar la cima de Peñalara. El paso de la cresta entre el Risco de los Pájaros y de Claveles, cimas previas a la de Peñalara en este itinerario, no resulta nada atrayente bajo la lluvia, los rayos y los truenos.

Dos son los puntos de referencia de esta ruta, el Puerto del Reventón (2.039m) dominando Rascafría, y el Puerto de los Neveros (2.095), donde arranca la subida al Risco de los Pájaros, lugar éste desde donde podríamos abandonar si el tiempo se pusiera muy feo.

El risco de los Pájaros desde los Horcajuelos
Son las 9h cuando comenzamos la marcha en el polideportivo de Rascafría (1.150m), en busca de la cancela de acceso al robledal de los Horcajuelos, donde comienza el camino que durante siglos fue el más frecuentado para unir el valle de Lozoya con la vertiente de Segovia. Para embocar la entrada al robledal hay que optar por el sendero “hacia la izquierda” en cada una de las disyuntivas que nos va ofreciendo la senda, aproximándonos de esta manera hacia un murete de piedras que tenemos a nuestra izquierda en sentido subida.

Una vez en el bosque de robles el camino es evidente. La marcha es muy viva y el paseo entre estos árboles recubiertos de líquenes se nos hace muy corto.

Los Horcajuelos
Salimos a una zona de pinar para alcanzar enseguida una amplia pista transversal, pasando junto al Carro del Diablo (1.550m), conjunto rocoso cuya forma cada cual interpreta a su manera (no todos visualizan a la tortuga transportando el bolo de granito sobre su caparazón).

El Carro del Diablo
Al otro lado de la pista transversal, justo enfrente del sendero que acabamos de abandonar, nace una pista amplia que, entre pinos, se dirige al Puerto del Reventón, lugar que se va viendo pero al que parece que nunca se llega. Al abandonar los pinos y salir a la zona descubierta las ráfagas de aire se sienten cada vez más fuertes.

Para nuestra sorpresa, al alcanzar el Puerto, observamos que la vertiente segoviana ¡Está despejada! El viento ha barrido las nubes por esta zona y la larga loma divisoria de provincias, hasta el pico de Peñalara, se ha limpiado y se muestra radiante bajo el sol. Un breve alto para tomar algún fruto seco antes de iniciar el recorrido del cordal siguiendo la línea de trincheras que aún se conservan.

Puerto del Reventón, totémico y venteado
Continuo sube y baja durante unos 5km pasando por el cerro Morete (2.133m), alto de los Poyales (2.079) y los Neveros (2.138m), con sus respectivos puertos intermedios, sacudidos por el fresco viento segoviano, compartiendo espacio con piornos y vacas, cruzándonos con tan sólo una persona en todo el recorrido hasta el Puerto de los Neveros. El cerro de los Pájaros, en la lejanía, cada vez se ve más próximo.


Larga loma nos separa del risco de los Pájaros y Peñalara
El risco de los Pájaros
Aprovechando que tan sólo la cima de Peñalara está bajo la nube, realizamos tranquilamente la travesía sobre los bloques de granito que constituyen la cresta entre el Risco de los Pájaros y el de Claveles.

Hacia la cresta de Pájaros a Claveles
Al final de la cresta, la cima de Peñalara
Cresta que cada cual pasa a su manera
Contemplando, en su vertical y abajo, el chozo de Arangüez
Una vez en la cima de Peñalara (2.428m), a resguardo del fuerte y frío viento, tomamos alguna barrita energética,

"Feet selfish" en la cima de Peñalara
Para acometer, sin perder mucho tiempo, la última parte del recorrido de hoy, encaminándonos hacia la Senda del Batallón Alpino, entre Dos Hermanas y Peña Cítores, atravesando una ladera cubierta de perfumados piornos en flor.

Esta Senda, trazada por el Sur del macizo de Peñalara, con vistas al Arroyo del Puerto del Paular, constituyó una de las principales vías de aprovisionamiento de la línea de trincheras que separaban los frentes durante la guerra. Ofrece unas bellas vistas sobre las cimas vecinas de la zona de la Fuenfría y de la Cuerda Larga y, a diferencia de los numerosos grupos de personas que transitan entre Cotos y Peñalara, resulta extrañamente solitaria y recogida.

Cuerda Larga: Cabezas de Hierro (izq) y Valdemartín (dcha)
La Mujer Muerta (dcha), Montón de Trigo, seguidamente, y Siete Picos (centro)
La ruta que comenzó esta mañana con un rápido caminar por bosque de robles, urgidos por el pronóstico de mal tiempo, se ha trocado ahora en un relajado descenso por fresco pinar que nos resistimos a terminar, reacios a abandonar el encanto del lugar por el que vamos bajando.




Son las 3 de la tarde cuando llegamos al aparcamiento de Cotos (1.830m) tras haber realizado un recorrido de unos 21 km, habiendo realizado un desnivel positivo total de algo más de 1.500m de D+, con la suerte de haber dispuesto de un “ventanal” de buen tiempo que, ahora finalmente, se está cerrando mientras las nubes tormentosas amenazan realmente con descargar.

Ficha técnica (Cortesía de Luís):



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada